Una nueva era…Smile more!

Tomando en cuenta que la tecnología y la ciencia avanzan en altas revoluciones en sus desarrollos cognitivos y sociales, a diferencia de los demás aspectos de la vida cotidiana, es importante concientizar que estar a la vanguardia, más que un lujo, es una obligación de todo profesional.

La odontología, como ciencia de la salud, no está exenta de todos estos avances, por lo que el día de hoy, me gustaría compartir con ustedes, un poco acerca de los materiales que pueden marcar la diferencia, a la hora de un tratamiento de diseño de sonrisa. Estos son : la cerámica y la resina.

Ambos materiales son una excelente elección para motivos restauradores, recordando que un diseño de sonrisa basado en una preparación mínimamente invasiva, se lleva a cabo por medio de restauraciones tipo carillas, de resina o de cerámica, permitiéndonos modificar principalmente la forma de los dientes y mejorar nuestra sonrisa.

La opción ideal al momento de seleccionar el material para un diseño de sonrisa, es carillas de cerámica. La razón de ello, no es porque las carillas de resina sean disfuncionales, sino que su longevidad y resultados están comprometidos por una serie de factores que expondré a continuación.

Según la evidencia científica, la longevidad de las carillas de cerámica es de aproximadamente 20 años o más, a diferencia de las carillas de resina que no superan los 3 años de vida útil. Esto, es debido a que las últimas, carecen de enlaces covalentes (enlaces fuertes entre grupos de átomos) y por ello, siempre van a interactuar con el medio bucal que contiene saliva, microorganismos y que además, está sometido a nuestra alimentación, trayendo como consecuencia  pigmentaciones (por hábitos de ingesta de bebidas como el Vino, té, refresco, tabaquismo, entre otros), desgastes y pérdida de brillo en corto tiempo.  Además, al ser una técnica aplicada de manera directa, compromete el sellado ideal que existe entre restauración-diente y  su potencial estético no es tan elevado como el de la cerámica.

En contraparte, las carillas de cerámica poseen enlaces de tipo covalente, por esta razón, ellas no interactúan con el medio bucal y de esa forma no se pigmentan, no pierden brillo, ni sufren desgastes. Su potencial estético es muy elevado, imitando plenamente la naturaleza de los dientes. Aunado a todo esto, al ser confeccionadas fuera de boca, nos permite tener un mejor acabado, un excelente sellado y una mayor predictibilidad en el tratamiento.

En conclusión, querido lector, si usted desea realizarse un tratamiento de alta estética, le recomiendo que sea elaborado en carillas de cerámica. Es un tratamiento que se proyectará junto a su expectativa de vida, le brindará naturalidad, belleza, comodidad y lo liberará de limitaciones a la hora de tomarse una copita de vino. ¡Salud! Smile More…

Por: Dr. Víctor Sánchez

@odvictorsanches

carillas adentro

Hey, No te olvides de Comentar