¡Cuidado si no duermes bien! Puede ser alerta de Parkinson

Según un estudio realizado en Alemania, los trastornos del sueño pueden perjudiciales y considerados un indicador de Parkinson.

Así lo señalaron en una publicación científica investigadores de la Facultad de Medicina Carl Gustav Carus de la Technische Universität Dresden, Alemania

Hasta el 70 por ciento de los afectados por esta enfermedad neurológica presentan problemas de sueño que suele tener un alto impacto negativo en su calidad de vida, recordaron los autores en el último número de la revista `Journal of Parkinson`s Disease`, según despacho de Europa Press.

De hecho, cuando hay una somnolencia excesiva aumenta el riesgo de caídas o lesiones y es aconsejable que los pacientes dejen de manejar vehículos. También puede afectar a su nivel de concentración y capacidad cognitiva, aumentando el riesgo de depresión y condicionando en muchos casos su capacidad laboral.

Por eso, el trabajo de los investigadores apunta a analizar las causas de estos problemas para saber si existe alguna relación con la propia enfermedad o con los medicamentos que consumen muchos de estos pacientes, ya que en algunos casos puede tener amplios efectos adversos y empeorar a medida que la enfermedad avanza.

“El diagnóstico, el tratamiento y la gestión eficaz de estos problemas son esenciales para mejorar la calidad de vida de estos pacientes”, reconoció Wiebke Schrempf, del Departamento de Neurología de la División de Enfermedades Neurodegenerativas de Dresden y principal autor del estudio.

En la investigación observaron que algunos trastornos del sueño están relacionados con los medicamentos dopaminérgicos utilizados para tratar los síntomas motores. De hecho, unas dosis más bajas de levodopa o agonistas de la dopamina son capaces de mejorar la calidad del sueño, en parte mediante la reducción de los síntomas motores como hipoquinesia nocturna (movimiento corporal disminuido), disquinesia (movimientos voluntarios anormales) o temblor (temblor involuntario), que interfiere con el sueño normal.

“Los trastornos del sueño parecen ser un buen predictor clínico de las enfermedades neurodegenerativas emergentes con una alta especificidad y baja sensibilidad, mientras que otras características clínicas iniciales del Parkinson, como la disfunción olfativa y el estreñimiento, son menos específicos”, explicó Schrempf.Por eso, este experto cree que estas primeras pistas pueden ayudar a identificar a los pacientes con Parkinson “antes de que aparezcan los síntomas motores, cuando el tratamiento de la enfermedad puede ser más beneficioso”.

Por: Adianez Gómez Franco/Europa Press

Fotos: Sitio web

5052_1382710538_tres_razones_para_el_cansancio Sleepless woman

 

Una nueva era…Smile more!

Tomando en cuenta que la tecnología y la ciencia avanzan en altas revoluciones en sus desarrollos cognitivos y sociales, a diferencia de los demás aspectos de la vida cotidiana, es importante concientizar que estar a la vanguardia, más que un lujo, es una obligación de todo profesional.

La odontología, como ciencia de la salud, no está exenta de todos estos avances, por lo que el día de hoy, me gustaría compartir con ustedes, un poco acerca de los materiales que pueden marcar la diferencia, a la hora de un tratamiento de diseño de sonrisa. Estos son : la cerámica y la resina.

Ambos materiales son una excelente elección para motivos restauradores, recordando que un diseño de sonrisa basado en una preparación mínimamente invasiva, se lleva a cabo por medio de restauraciones tipo carillas, de resina o de cerámica, permitiéndonos modificar principalmente la forma de los dientes y mejorar nuestra sonrisa.

La opción ideal al momento de seleccionar el material para un diseño de sonrisa, es carillas de cerámica. La razón de ello, no es porque las carillas de resina sean disfuncionales, sino que su longevidad y resultados están comprometidos por una serie de factores que expondré a continuación.

Según la evidencia científica, la longevidad de las carillas de cerámica es de aproximadamente 20 años o más, a diferencia de las carillas de resina que no superan los 3 años de vida útil. Esto, es debido a que las últimas, carecen de enlaces covalentes (enlaces fuertes entre grupos de átomos) y por ello, siempre van a interactuar con el medio bucal que contiene saliva, microorganismos y que además, está sometido a nuestra alimentación, trayendo como consecuencia  pigmentaciones (por hábitos de ingesta de bebidas como el Vino, té, refresco, tabaquismo, entre otros), desgastes y pérdida de brillo en corto tiempo.  Además, al ser una técnica aplicada de manera directa, compromete el sellado ideal que existe entre restauración-diente y  su potencial estético no es tan elevado como el de la cerámica.

En contraparte, las carillas de cerámica poseen enlaces de tipo covalente, por esta razón, ellas no interactúan con el medio bucal y de esa forma no se pigmentan, no pierden brillo, ni sufren desgastes. Su potencial estético es muy elevado, imitando plenamente la naturaleza de los dientes. Aunado a todo esto, al ser confeccionadas fuera de boca, nos permite tener un mejor acabado, un excelente sellado y una mayor predictibilidad en el tratamiento.

En conclusión, querido lector, si usted desea realizarse un tratamiento de alta estética, le recomiendo que sea elaborado en carillas de cerámica. Es un tratamiento que se proyectará junto a su expectativa de vida, le brindará naturalidad, belleza, comodidad y lo liberará de limitaciones a la hora de tomarse una copita de vino. ¡Salud! Smile More…

Por: Dr. Víctor Sánchez

@odvictorsanches

carillas adentro