Hola Soy Germán mostró el acoso que vive en Chile

Germán Garmendia se popularizó en las redes sociales hace más de 5 años publicando videos en los que narraba distintas situaciones de la vida de una forma muy cómica, fueron millones los que se identificaron con él y adquirió una fama abrumadora en cuestión de meses, se convirtió en poco tiempo en uno de los usuarios más seguidos de YouTube en toda su historia.

FARANDULA_HOLA_SOY_GERMÁN_MOSTRÓ_EL_ACOSO_QUE_VIVE_EN_CHILE_2

Pero esta fama le empezó a pasar factura, pues recientemente el comediante contó mediante uno de sus canales alternos en la plataforma audiovisual, que sufre de grave acoso por parte de los fanáticos.

En una declaración, relató que individuos, en su mayoría jovenes, suelen ir a su casa a tocar la puerta. Si él no les abre, comienzan a tocar el timbre sin parar y a patear la pared.

Para probar sus aclaraciones, mostró un video en que se ve a jóvenes subiéndose por las paredes del recinto e incluso al techo, para poder mirar hacia dentro, mientras graban con sus celulares, lo que evidentemente atenta contra la seguridad e intimidad Garmendia.

Se me hace ya imposible vivir en mi casa (…) Me siento (como) en un zoológico. Constantemente la gente viene, golpea la puerta… es raro decir ‘golpean la puerta’, porque no golpean siempre la puerta” manifestó el Youtuber.

Incluso añade que esto se repetía varias veces: “Esto se repitió una y otra vez en cada lugar al que me iba. Cada vez que ustedes veían un video y yo cambiaba de fondo, era exactamente lo mismo (…) Yo con el tiempo empecé a no abrir la puerta, porque no le podía abrir la puerta a 50, 100 personas todos los días, es humanamente imposible (…) No hay forma de explicar eso que no suene como un malagradecido”.

FARANDULA_HOLA_SOY_GERMÁN_MOSTRÓ_EL_ACOSO_QUE_VIVE_EN_CHILE_3

“Estaban dentro de mi casa y me decían ‘Germán, una foto’. Y yo como que ‘estás dentro de mi casa, sin permiso, es muy similar a robar eso’ (…) Me tomé una foto, no les dije (que estaba mal) porque no parecían entender. Y eso es cuando te da impotencia. Estaban dentro mi casa porque se habían metido sin que nadie los viera, y tomaron la foto y se fueron como ‘ah, vale gracias’. Yo estaba esperando el ‘hey perdón por entrar a tu casa, perdón por asustarte porque cualquier persona normal no encuentra extraños en su casa’. Y no, nada. No pensaron que lo que estaban haciendo estaba mal“,  Esta serie de molestias causó que Germán se mudara 20 veces desde que comenzó a ser reconocido.

Por: Alejandro Bernal.