Jimmy Kimmel no dejó pasar los escándalos de Hollywood en los Oscar

Si bien Jimmy Kimmel había prometido no hacer referencias acerca de los escándalos que cubren la industria de Hollywood, tales como los acosos/abusos sexuales o el racismo, poco fue el tiempo que tardó en hablar sobre el mismo. En la edición 90 de los premios Oscar, el conductor no pasó por alto estos problemas y fue de frente en el escenario.

“El mundo nos está mirando. Tenemos que dar el ejemplo”, lanzó Kimmel en su monólogo de apertura. “Tenemos que ponerle fin al acoso sexual en el trabajo”. El también comediante hizo énfasis en los casos más controversiales, como las denuncias de abuso de decenas de actrices contra el productor Harvey Weinstein.

Si bien tuvo un toque de ironía en sus palabras, el mensaje de Kimmel fue muy claro. “La estatuilla del Oscar es lo más respetable que tenemos en Hollywood. Tiene las manos donde podemos verlas, no dice groserías y, lo más importante, no tiene pene”.

Otro de los temas que no quiso dejar pasar fue sobre el racismo y las mujeres. “Black Panter y Wonder Woman fueron de las películas más taquilleras. Recuerdo cuando pensaban que un negro o una mujer no podían protagonizar una pelicula de superhéroes. Claro, fue en marzo del año pasado”. Un dato, no menor, que lanzó fue que “solo el 11% de la mujeres pueden ser dirigidas por otras mujeres”.

Por Theoscar Mogollón González