Subir de peso y hacerse más famosa, según Rebel Wilson

Si hay alguien que no sufre de complejos de ningún tipo es Rebel Wilson. Probablemente la gordita más simpática del mundo de la comedia, porque se aprovecha de su sobrepeso para hacer reír a su público.

Mientras en todo el mundo, miles de mujeres mueren en el intento de parecerse a las modelos que aparecen en las revistas de moda con rigurosas dietas, extenuantes jornadas de ejercicio y hasta complicadas cirugías plásticas, esta chica australiana saca ventaja de su talla extra grande.

Sin importar los cánones que impone la sociedad actual, donde se relaciona el cuerpo perfectamente definido, delgado y tonificado con salud asegurada, (sin tener en cuenta las privaciones de momentos felices disfrutando de la comida que estas personas se puedan perder), Melanie Elizabeth Bownds, su nombre de pila, admitió en una entrevista a The Sunday Telegraph, que luego de que un momento de su vida subió un poco de peso, su popularidad se incrementó.

La actriz de 36 años piensa que las personas delgadas no suelen tener mucha personalidad, además como su aspecto físico es atrayente para la mayoría, no resultan tan graciosas como una persona obesa. Por ello, un día al ver a una comediante con un estilo similar al de ella, pero con más sobrepeso, causar tanta risa entre sus espectadores, se preguntó si engordando podría causar el mismo efecto.

 

Marie Claire UK out now X

Una foto publicada por Rebel Wilson (@rebelwilson) el 27 de May de 2016 a la(s) 3:51 PDT

“Recuerdo que pensé: ‘Seguro es porque es más gorda’, y luego, no sé si con plena conciencia, me pregunté: ‘¿Cómo puedo ser más graciosa? tal vez si fuese un poco más gorda’. Y de repente engordé, y estoy haciendo comedia”, contó la comediante, quien también confesó que sufre de un desorden hormonal, sin embargo, si se propone perder un poco de peso, lo puede hacer con cierta facilidad.

Ella es sin duda, la prueba de que quien rompe los paradigmas insanos de la sociedad, puede alcanzar el éxito teniendo siempre confianza en sí mismo.

Por: Magdalena Rivero.

Hey, No te olvides de Comentar