“Mano de Piedra” Durán lloró al ver su historia en el Festival de Cannes

El ex boxeador panameño, , asistió al estreno de la película que lleva su nombre y cuenta su historia en el Festival de Cannes, dirigida por el venezolano Jonathan Jakubowicz y protagonizada por Edgar Ramírez.

El nerviosismo del director y de su esposa, por ver la reacción del personaje que inspiró la cinta, era gigantesco, según contaron a El País. Afirman que la realización de este film no fue ni de cerca de alta factura, por el contrario, fue una producción prácticamente hecha en casa, pero que sin duda estaba proyectada para ser un éxito internacional.

farandula-mano-de-piedra-duran-lloro-al-ver-su-historia-en-el-festival-de-cannes-farandula-2

Jakubowicz confesó que ese nerviosismo llegó a convertirse en miedo, por la proximidad que tenía Durán al proyecto, sin embargo, el producto final conmovió al deportista al punto de derramar lágrimas al ver la historia de los altos y bajos de su vida en la gran pantalla.

“Él no había visto finalizada la película hasta la proyección aquí. Y podía haberse parado, haberme dado una trompada que me enviara a casa y adiós a mi carrera. Pero yo sabía que le iba a gustar, aunque no imaginaba que la iba a conmover tanto. Me impresionó verle llorar… y lo hicimos todos. Si la leyenda llora, lo hacemos todos”, contó.

farandula-mano-de-piedra-duran-lloro-al-ver-su-historia-en-el-festival-de-cannes-farandula

El cineasta suramericano destacó que lo atrayente de este relato, es que Durán no es un héroe aburrido como muchos que hoy en día abundan, pues no es un personaje que se “venda como un santo”, lo que le lleva a hacer cosas que los espectadores no quieren que haga, pero que le dan un giro interesante al largometraje.

Finalmente, la presentación de la película trajo consigo un gran alivio para todo el equipo que trabajó muy duro para lograrla y el llanto de alegría y orgullo de la persona que motivó todo el proyecto, ratifica que el objetivo se logró exitosamente.

Por: Magdalena Rivero.

Hey, No te olvides de Comentar